sábado, 6 de diciembre de 2008

Buenos hábitos

Un articulo aparecido en http://www.publico.es/ :

ANTONIO GONZÁLEZ - Madrid - 03/12/2008 21:12

La falta de ejercicio físico en la infancia y la adolescencia no sólo es causa conocida de sobrepeso y obesidad, sino que también tiene una relación muy estrecha con el desarrollo de problemas psicológicos y emocionales en la edad temprana.

Esta es la principal conclusión de un estudio realizado entre 430 niños de entre 4 y 14 años de ocho provincias españolas, que pone de relieve también las deficiencias nutricionales de la población infantil.

El trabajo mide diferentes grados de actividad física combinando las horas de ejercicio a la semana con el tiempo dedicado a la televisión y los video-juegos en el mismo periodo, y concluye que los niños con un nivel de actividad física “malo” tienen casi un 80% más de riesgo de sufrir alteraciones en su desarrollo psicológico, porcentaje que es casi del 40% en el caso de quienes tienen un nivel “regular” de ejercicio. Sólo un 11% de los niños participantes mantenía un buen nivel de ejercicio. La relación es incluso mayor en el caso del exceso de peso, ya que los niños con obesidad se enfrentan al doble de riesgo de sufrir problemas como trastornos de hiperactividad o impulsividad, trastornos del espectro autista, dificultades en el lenguaje, ansiedad, depresión o trastornos de la conducta alimentaria.

Un 50% más de riesgo
Según el estudio, financiado por Kellogg’s y presentado ayer por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria, del Ministerio de Sanidad, el riesgo es un 50% mayor entre los que padecen sobrepeso.

En cualquier caso, uno de los autores del estudio, el neuropsicólogo de la Universidad Autónoma de Madrid Francisco Rodríguez-Santos, advierte de que el trabajo refleja sólo una “tendencia”, ya que la muestra es todavía muy pequeña para sacar conclusiones firmes. Lo que sí está claro, tal como refleja la investigación, es que “a medida que empeora el nivel de actividad física, se va incrementando el porcentaje de niños con sospecha de alteración en algún área del desarrollo psicológico y viceversa”.

Asimismo, existe también una “relación muy importante” entre sobrepeso y problemas de desarrollo emocional.

Por otro lado, el estudio revela importantes carencias en materia de nutrición entre los niños incluidos en la muestra. Así, sólo el 19% mantiene una nutrición adecuada y el 8% de los menores incluidos ni siquiera desayuna antes de ir a la escuela.

“Nos estamos acostumbrado a esta situación de malos hábitos alimentarios”, explica otro de los autores, Lluís Serra, catedrático de Medicina Preventiva de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, que lamenta también la pérdida del hábito de comer en compañía.